jueves, 23 de marzo de 2017

REGRESO DEL CAMINO DE DAMASCO

Han desaparecido dos conocidos en muy poco tiempo. Este diciembre  cumplí 59 años y siento que debo recomenzar en muchos asuntos personales. La muerte ha  pasado muy cerca  de mi varias veces.

Yendo en coche reventó una rueda  y a punto estuve de derrapar dando vueltas de campanas  por la A-6. No fue de Dios.La guardia civil  me perdonó la multa por no llevar el chaleco ni los triángulos.

- Esta vivo de milagro- me dijeron

El  milagro  de verdad fue  no sancionarme. 

Me  da  lo mismo salvarme o condenarme. Será lo que Dios quiera. Siento, sin embargo, que en este caballo que galopo  con furia  hacia  ninguna parte una luz me deslumbrará y caeré en mi particular camino de Damasco. 

A través del ventanal contemplo la terraza  del vecino donde ahora una urraca se desprende del membrillero volando, y yo asisto a su vuelo pensando en mi propia ruina mientras escribo.

De repente se ha fundido el mediodía y en la oscuridad he sentido una suave brisa  que me anima a ser otro. En ese momento he oído una voz interior que me incitaba a cambiar de vida. No es la  primera vez  que me sucede. Estos años, desde que se fue Manuela, varias veces  escuché  esa moción . Quiero obedecer, pero  ¡soy tan contradictorio!

Ahora he dejado el tabaco, me levanto temprano, me cuido, desayuno zumos variados , doy paseos bajo los árboles, escucho mi propia respiración, y  por las noches siento el riego de  mi propia sangre  que recorre mi cuerpo.   Cuando escribo escucho   unos  covers acústicos para que haya entre la caligrafía  y mi carne una comunión alegre. 

Sé, lo sé de verdad, que la clave de todo este cambio está en la infancia. Justo en la frontera anterior al pecado y las normas que tatuaron a fuego en mi nuca. Acuden a mi memoria placeres anhelados, el dulce aroma  de la infancia, los años azules de  una inconsciencia maravillosa , sensaciones de una armonía en una juventud alegre. desenfadada, inocente. El amor. La  Madre, que me entiende y bendice. Que dice "mira qué esfuerzos hace por portarse bien!"

Deseos de raíces y semillas que excitaron la conciencia de mi decadencia y que  va acompañada de una sensación de belleza espiritual. 

Regreso por el camino de Damasco,  a paso ligero ,a mi encuentro.

martes, 21 de marzo de 2017

VIVOS DE MILAGRO

Hay una  conversación que tarde o temprano  termina  por contarse : las veces que uno ha estado a puntito de irse al otro mundo.

Cuando diste tres vueltas de campana con el coche y te encontraste en medio de la nada , y saliste  ileso, excepto que tuvieron que desatascarte  los testículos,   que los tenía colgando de las orejas , a  modo de pendientes.

O  cuando  resbalaste en un  glaciar helado y caíste   rodando y, ¡fue un ángel!,  quedaste suspendido   a centímetros de un   precipicio .

O ese día que   comiste una tortilla en mal estado y estuviste yéndote en mierda legionela durante  una semana, y  saliste de la UVI que parecías un niño de Etiopía.

O ese mañana  que encontró  el  médico , después de una análisis , un VIH y, oye, menos mal que no, que era gonorrea.

Todos tenemos nuestras  historias de  "el día que estuve apunuto  de espicharla".

Lo que no aprendemos es a resucitar de entre los muertos. A valorar cada mañana que despertamos, que es otra manera de resucitar de entre los muertos. Ese darnos cuenta de la luz del amanecer, del repique del martillito de  luz que brilla en el borde de un vaso de zumo de naranja, del aroma del café que humea mientras desayunamos una tostada  con aceite virgen...

Porque, ese día que cuentas como un milagro, sirve para que  disfrutes  de todos los demás milagros que se te han concedido a partir de entonces.


---------------------
ESPACIO RADICAL LIBRE: DOS MONJES

"NAÚFRAGOS", RADIOGRAFÍA DE UN SECTARIO

“Naúfragos “ es una película de Hitchcock  donde nos cuenta en las primeras secuencias que en plena II Guerra Mundial se acaba de producir un doble naufragio. A partir de allí, nos movemos en  espacio psicológico inquietante.

Los pasajeros de este bote  son presentados recogiendo toda una serie de objetos absurdos para sobrevivir tras un naufragio: unos billetes que flotan, una raqueta de tenis o una mecederora. Son gente inexperta, ingenua, y algo corta en sus aspiraciones. Son siete personajes fuera de su medio, como Constance, una mujer fatal que es periodista de moda, cuyo primer gesto que vemos es su preocupación por una carrera en la media...Siete personajes que son un microcosmos de la cómoda sociedad de consumo que les ha producido.

En realidad, cada uno de nosotros podemos ser uno de esos personajes, naúfragos en nuestra vida diaria. Hasta que algo, o alguien nos despierta. Puede ser una enfermedad inesperada que  se  sube al  bote, o puede ser...

En este caso  llega Willy, el octavo pasajero. La película realmente empieza cuando el último náufrago sube a la barca y lo agradece con un “Danke sen”. Ellos no lo saben, pero es el capitán del mismo submarino que les ha hundido, y que también ha sido hundido.  Es “el octavo pasajero”.

En cuanto Willy aparece en la barca lo primero que hacen los idiotas es debatir sobre si hay que aceptarle en el bote o no.

“Yo, por mi parte, me atengo a lo que decida la mayoría. Ése es el sistema americano. Pero si maltratamos a este hombre incurriremos en los mismos defectos que criticamos. En cambio, si le tratamos con amabilidad y respeto podemos acabar ganándole para nuestra causa. Es el sistema cristiano.”

Algo sabemos  aquí de eso de tratar con amabilidad  a la bestia.

Son buena gente, de los que  piensan que todo el mundo es bueno y rosa. Los muy ingenuos van a compartir bote con Willy, la personificación del fanatismo. Willy es un perfecto hijo de la gran puta. Y no por ser nazi, o sólo por ser nazi: es un sectario. Escriba en la línea de puntos otros fanatismos que usted conozca...

Enseguida nos damos cuenta de que están cometiendo una ingenuidad, porque desde el primer momento Hitchcock pone a la audiencia en una posición de superioridad con respecto a los siete protagonistas y no deja lugar a dudas de las intenciones de Willy. Nos da información que ellos desconocen. Willy bosteza mientras observa a los demás forcejeando para impedír que la mujer cuyo niño ha muerto se lance al mar. También nos hace saber que Willy conspira, que entiende perfectamente inglés aunque pretenda lo contrario, que tiene una brújula escondida y que observa a sus compañeros de viaje como lo haría una serpiente, midiéndolos para zampárselos.

Siete americanos inconscientes enfrentados al estereotipo de alemán con mentalidad fría, calculadora y fanatizada. Parece un  tipo normal y corriente, uno tipo como todos, pero que sabe perfectamente lo que quiere, que tiene un rumbo y sabe cómo lograr su objetivo mientras los demás  viven a la deriva sin más rumbo definido que una vida sin muchas aristas.

Los naufragos son  incapaces de entender la naturaleza del fanatismo, porque  analizan todo desde sus premisas vulgares frente a un tipo dirigido por una causa mayor, porque Willy es un robot programado decidido a continuar la guerra en el bote, sin ninguna consideración hacia los inconscientes que le han rescatado que ni tan siquiera le registran o se plantean atarle.

Esta barca bien podría ser una metáfora de muchos partidos nacionalistas, de todo el arco político, de instituciones religiosas, de grupos de poder.

Estos siete seres carecen de ningún sentido de la realidad y lo van a aprender a usties. Inconscientes de que se está produciendo un enfrentamiento a vida o muerte por la supervivencia. Incluso creen que pueden utilizar a Willy para conseguir sus propios objetivos y que les ayude a marcar el rumbo. Unos idiotas que ignoran que Willy -¡qué se creían!- les lleva engañados hacia su objetivo: su cita con un barco alemán de aprovisionamiento.

Los Willys del mundo no dan puntada sin hilo.

Poco a poco mientras los demás discuten de baseball, se pelean por el dinero durante una partida de póquer o viven unas convencionales historias de amor, Willy se va haciendo dueño y señor del grupo. El hombre con una convicción domina al grupo que no la tiene y se convierte en jefe. Todos terminan a sus pies... Todos resignados a ingresar en un campo de concentración convencidos por Willy de que “éjta-es-la-júnica solukción-lóggggica”.

El propósito de la película es hacer ver a la gente de la calle, la que puede ser manipulada por los medios, la televisión, los políticos, que no hay que creerse nada de nadie, en principio. No somos cabecitas con alas. Nuestra cabeza está unida a un cuerpo que necesita comer y beber, y no puede ir suelta por ahí inventando argumentos idílicos que niegan esta verdad elemental.La barca no tiene nombre, pero bien podía llamarse Puta Realidad.

Hitchcock no tiene piedad con sus personajes, ni con su audiencia. Merecemos que alguien nos diga de qué va el mundo. En este sentido es significativo el striptease materialista que le hace realizar a la periodista Constance Porter, el personaje cuya evolución estructura la película. Esta mujer va perdiendo, uno a unos, todos sus objetos más preciados y al final  tendrá que utilizar su pulsera de diamantes como cebo para la pesca.

Hitchcock es un sádico que somete a sus criaturas a una situación extrema de hambre, sed, envidias, paranoias y muerte. Si cortarle una pierna a alguien ya es una putada, Hitchcock hace que se la corten a un bailarín, y, más todavía, a un bailarín que sólo baila porque está perdidamente enamorado de una mujer para quien bailar es su vida y si le cortan la pierna perderá también a la mujer, y su vida.

Hitchcock, que se pasa   mil  pueblos en estas cosas,  exprime los recursos y también utiliza la amputación de la pierna para demostrar la frialdad inhumana de Willy que primero se presta a amputar la pierna y salvar a Gus y que luego no duda en empujarlo por la borda.

Hasta que nuestros ciudadanos acomodados no descubren cómo es realmente Willy, que ha ocultado una botella de agua que ha estado bebiendo a escondidas y que dejó morir ahogado a Gus – ellos no saben que directamente lo empujó por la borda – no son capaces de reaccionar. Es entonces cuando se rebelan, y lo hacen de forma irracional y desmedida. Se convierten en una jauría. Encabezados por la enfermera nacida para hacer el bien atacan a Willy, todos.

No se trata de una acción en defensa propia. Es un asesinato gratuito, un linchamiento. Podían haber reducido y atado a Willy pero nuestros buenos ciudadanos, o sea, usted y yo,  están resentidos. El odio inyecta los ojos en sangre.

Tras calmarse se produce otra línea de diálogo reveladora:

“Creo que me moriré sin haber entendido a Willy ni lo que hizo. Primero trató de matarnos a todos con sus torpedos. Sin embargo, nosotros le rescatamos del mar y le acogimos a bordo. Compartíamos con él todo lo que teníamos. Todo el mundo pensaría que estaba agradecido, pero lo único que se le ocurre es conspirar contra nosotros. Luego dejó morir de sed al pobre Gus. ¿Qué se puede hacer con gente así?” Y añade: “Quizá uno de nosotros debería tratar de remar, pero ¿hacia dónde, y para qué?”.

La película termina poco después. En cuanto son conscientes de que van a ser rescatados, Constance regresa a su mundo de apariencias y reclama su maquillaje. Así somos.

Lo que está claro es que un fanático sectario sí sabe hacia donde rema, y para qué rema...y para quién rema. Esa es la diferencia.

Por  esa razón a  esta barca del Barullo no sube  cualquiera...
Resultat d'imatges de naufragos hitchcock
----------------------------------
ESPACIO RADICAL LIBRE: ÚLTIMA PARADA.

lunes, 20 de marzo de 2017

COMPASIÓN DE UNO.

El  que hace el mal  merece  aún  más compasión que el  que  lo sufre, porque  el mal  le afecta  más  de  cerca.Por  esa razón una  de las formas  supremas  de amor consiste en  perdonar al  malvado del mal  que nos ha infringido.

Ya  lo  escribí  hace  varias  entradas. Todos  los días  desde  hace  años comenta en "El Barullo"  y en "Espacio Radical  Libre"  un lector  con un odio infantil. Se  limita  a  recordarme   los puntos más  oscuros  de mi vida  pasada. Básicamente centra  los  dardos en la misma  diana. Él dice  que  no  se alegró del fallecimiento de Manuela, pero guardo  todos sus  comentarios (  por supuesto  no se  publican), y son bastantes  los  que se  goza  del dolor  de esa pérdida.Ya  digo: todo es  muy infantil.

Pero  gente  así ayuda, y  mucho. Le quiero  bien   a  ese  hombre. Produce lástima el alma de este personaje que sufre  y que odia. Tantos años  ¡perdiendo el tiempo!

"No echéis  margaritas  a  los  cerdos".

He  cometido  muchas  torpezas  y pecados.Tal vez  los  peores  tuvieron que ver  con el orgullo, la  falsa humildad,   una  vanidad  monstruosa, una  seguridad  , que no  es  más  que   soberbia. Sí,  uno  también profanó  los dones  más  puros, derrochó  todos  sus talentos.

Y  tengo  la  impresión  que  se equivocaron  conmigo  al  darme  las margaritas. El  recuerdo de las  horas despilfarradas, de  los  tesoros derrochados -  todo  el  secreto  de  mi alma:  el  grano  de mostaza  que  he  arrojado al  barro  de  los  caminos , en lugar  de  dejarlo  germinar en  mi soledad ,o  sembrarlo  en tierras  que valiese  la  pena ...cuando estoy así,  se   me llena  de remordimientos el alma.  

Por eso  agradezco al  lector  anónimo que  me  recuerde  mi condición porcina. Y  se  lo agradezco de  corazón. Pienso  que  no debo  olvidarme  de  que he  traicionado y merezco  el  castigo del  mal  rico que  no atesoró para  sí, pero que  dilapidó vanamente  sus  riquezas.

El  que  malgasta  es  tan  culpable como el  que  no da  nada.



----------------------------
ESPACIO RADICAL:EL SILENCIO

domingo, 19 de marzo de 2017

LA PELOTITA

Antes de ir a casa voy bastantes días a tomar una copa a un bareto cerca de la  plaza    del  Monasterio  

Hoy estuve en  la terraza .

Unos padres estaban sentados  en una mesa, acompañados de una niñita en un cochecito muy Ferrari .

La niña era una monada, como todas las niñas de unos meses. De esas que cuando la ves te pones a hacerle cucadas , “¡yujuuu, cuchicuchi, bururububú!”, como un auténtico imbécil.

Luego pasa el tiempo y resulta que le has hecho “¡cuchicuchi!” a Yola Berrocal.

La mamá le dice a su urco, “me voy al Mercadona a hacer la compra”.

- Muy bien, Cari.

Unos segundos más tardes la niñita, que tenía un algo redondo  y amarillo en las manitas, lo deja caer al suelo.

El padre recoge la pelotita del suelo, la limpia, y y se la devuelve:

- Ten cuidado, amor, que no se te caiga porque se mancha. No lo tires, ¿de acuerdo , preciosa?. Al suelo, no, ¿vale?, ¿lo has entendido?- le dice con cara de cejas en alto, ojos saltones, y señalando con el dedo índice la pelotita.

¡Qué majo!, pensé: aquí tenemos un padre motivado, un alumno aventajado de algún curso de Orientación Familiar.

No ha terminado la lección el padre, y la niñita vuelve a lanzar la pelotita al suelo entre risas, y una mirada que, al menos para mi, no tiene nada de inocente.

Papá la recoge de nuevo, la limpia, y se la devuelve:

- Mira, amor, acabo de decirte que no tires la pelotita al suelo porque se mancha y coge bichos, ¡puaj, bichos malos!, ¡qué ascooo!, ¿ok?, ¿entendiste, cielo?- esta vez la advertencia viene acompañada de gestos horribles y gañotas repugnantes.

La niña le escuchaba con gran atención, con unos ojazos grandotes y divertidos...y  deja caer la pelotita una vez más. Tal  vez  ese  padre  crea  que  esa  niña  es  preciosa, pero  tengo  para  mi que  Adolfito  Hitler  empezó así  con su  papi.

El papá, vuelve acoger la pelotita y exclama:

- ¡A tomal pol saco la pelota,¡joder!, ¡mecagüen  la  puta  ya!

Y la deja  en el cenicero.

El pobre tenía la espalda deslomada de agacharse e incorporarse, y había llegado a una sabia conclusión: que le den pol saco a la pelotita.

Cuando la niñita crezca y tenga 15 años, la que se va a ir a tomal pol saco es la niña... Pero hasta entonces, ese padre va a agacharse durante años a por muchas pelotitas, y no pelotitas.

Mientras dura el jueguecito, la niña debe estar pensando: papá es la mar de majo y divertido. ¡Qué tío más simpático!. No muy listo, pero supermajete....(y coge la pelotita del cenicero, y la  vuelve a tirar al suelo).

Resultat d'imatges de NIÑA  Y  PELOTITA
-------------------------------
ESPACIO RADICAL LIBRE: LA BERREA

sábado, 18 de marzo de 2017

BUENO O MALO: ¡PESAOS!

No  soporto   esos  moralistas   que  ponen el termómetro  de  la  ética  en lo "bueno"  y  lo   "malo". 

Una  de  las  grandes  debilidades  de ciertas  pedagogías  que se dicen cristianas  es haber  sacrificado la estética, de  la que  poco  se  habla, a esa moral que pone  casi exclusivamente  el acento en si una  acción está  bien o está mal.

¡Hombre, puede estar bien, y ser fea! Hay  canciones religiosas,o ciertas liturgias  horteras  que  son peor  que una blasfemia. Y  lo son, por feas, coño.

Escrivá  decía " hijos míos, si alguna vez  hacéis  una gorda, al menos  que tenga  gracia". No está mal tirada. Supongo que al corazón de  Dios  se puede  llegar de  muchas maneras, y una tiene  que ser el sentido  del humor. Y no  con eso de un código de  normas  y sanciones  de "bien o mal".¡Coñazos de tíos!, ¡pesaos!

La gente  que  he  conocido de  virtud probada  y de  altura, tenían una concepción estética  de  la  moral. El bien es  para ellos  un objeto de contemplación   : es una  acción  que se puede  contemplar. Y el mal  lo evitan , no por si  deben  confesarse , o  por evitar  un castigo , sino  porque su fealdad les resulta  intolerable. 

Para  esta  gente  el bien les resulta  tan atractivo  como una  buena  pintura, un buen poema, una  buena  canción. Y la obra  mal  hecha les  parece  un garabato chapucero, un poema  cursi, o un chirrido de melodía. 

Y  también  se puede  predicar de una acción si es ordenada  o desordenada, alegre  o triste o, ¡atención  hipócritas!, sincera o  falsa.

En fin una  moral que nos  permita comprender al que nos parece gilipollas que  querrá decir también descubrir en qué nos parecemos a él.



viernes, 17 de marzo de 2017

HOMO DEUS

Leo  "Homo Deus. Breve historia del porvenir" , de Yuval Noah Harari.

Para este  hombre  un humano, como cualquier animal, vive en un mundo de objetos físicos (rocas, ríos, plantas…) y de emociones (placer, dolor, euforia, depresión…). Un humano, como cualquier animal, tiene un lenguaje para comunicarse con su entorno. 

Sin embargo, el lenguaje humano es único en una cosa: sirve para crear ficciones, cosas que no están en los objetos ni de las emociones. Ficción es el dinero  (un papel  que todos acordamos  que vale 50  euros, por ejemplo).  los mitos( el  fútbol, los nacionalismos) ,o los dioses ( si  se  me permite exceptuar los  que  creemos   que Jesús estuvo en la Tierra  , y que era el Hijo de Dios, las  demás  religiones son unas  pirulas  de una  imaginación planetaria).

El  homo sapiens  cuenta  unas trolas muy principales .  Sólo  él puede hablar sobre cosas que no existen realmente, y creerse  cosas imposibles. En cambio, nunca convenceremos a un mono para que nos dé un plátano con la promesa de que después de morir tendrá un número ilimitado de bananas a su disposición en el cielo de los monos.

Contar relatos que  cuelen  no es fácil. La dificultad no estriba en contarlos, sino en convencer a todos y cada uno para que se los crean. Gran parte de la historia gira alrededor de esta cuestión: ¿Cómo convence uno a millones de personas para que crean determinadas historias sobre dioses, naciones, o grandes  compañías? . Lo  cierto es  que  cuando esto tiene éxito, confiere un poder inmenso a los humanos, porque permite a millones de extraños cooperar y trabajar hacia objetivos comunes. Piensa  lo difícil que habría sido crear estados, o iglesias, o sistemas legales si solo pudiéramos hablar de cosas que realmente existen, como los ríos, árboles y leones.

Las  ficciones  cohesionaron elásticamente a  millones   de individuos. 

Los leones, los chimpancés o los neandertales solo forman colectivos de pocos individuos porque el líder necesita invertir mucho tiempo y energía para actualizar su autoridad. Los insectos sociales sí pueden reunir­se en colectivos homogéneos de millones de individuos, pero de una manera deses­peradamente rígida. 

En cambio, un humano solo tiene que montar una buena historia  (un dios, una bandera o unos colores deportivos) para conseguir, cómodamente, una fuerte unidad colectiva.Lo estamos  viendo estos  días  con  el  movimiento independentista: nunca  tan pocos  han fabulado  tanto , durante  tanto  tiempo, a  tanta  gente.   

Por su mayor corpulencia y por su mayor cerebro, un neandertal superaba con creces a un sapiens en el combate uno a uno, pero este último lograba mantener unidos colectivos más numerosos gracias a su habilidad para crear mitos, bulos y chismorreos , y cuentos  chinos. Según esta original teoría alternativa, el neandertal no desapareció por el cambio climático, sino por su incapacidad para contar mentiras. Eran  buenos  chicos  o, mejor, bastante  cortitos.

Donde  se ceba  particularmente, aunque no  le  falta  algo de razón, es en asunto de la Religión. Para Yuval la  religión es un conjunto de normas para la conducta humana garantizado por una autoridad suprahumana, lo cual a su vez puede lograrse de dos modos: por vía sobrenatural (una divinidad) o por vía natural (una ley de la naturaleza): religión es el paganismo griego, religiones son los monoteísmos tradicionales, religión es el budismo (aunque no hable de dios), el estalinismo, el nazismo o el humanismo liberal. Los faraones dominaron el mundo con sus ficciones durante tres milenios, los papas con las suyas durante más de un milenio y el humanismo con las suyas durante dos o tres siglos. Las religiones teístas ofrecen un paquete compacto y completo de certezas para garantizar la cohesión colectiva y para calmar el ansia de inmortalidad individual. 

Para  este  hombre  no hay manera de salir del orden imaginado. "Cuando echamos abajo los muros de nuestra prisión y corremos hacia la libertad, en realidad corremos hacia el patio de recreo más espacioso de una prisión mayor".Vivimos  sumergidos en una enorme  mentira.

Yval  sólo  cree en  la  biología, y en la ciencia. "La felicidad duradera proviene solo de la serotonina, la dopamina y la oxitocina".

Leyendo a  tíos  así  hace  mucho  frío.

Puedo  aceptar  que  somos  unos  tragatrolas  espantosos, pero  pienso  que sí, que  Jesús  vino a  la  Tierra  y  nos  redimió. Y que  hay  algo en  nuestra  naturaleza  que  va  más allá de la  serotonina, la dopamina, o la oxitacina. Y se llama amor. Y esas cuatro  letras, tal  y como  las  predicó Jesús, han  hecho de  nosotros  una  raza que  hace  cosas  que no las explican las moléculas, ni el ADN, ni   la ingeniería genética...

Pero  por  hoy es  demasiado.

Resultat d'imatges de Yuval Noah Harari  Homo Deus: Breve historia del mañana

-----------------------------------------
ESPACIO RADICAL: REDENCIÓN.